Cuándo echar la sal a los macarrones

Cuando estáis preparando una cazuela para hacer los macarrones, ¿cuándo echáis la sal? ¿Antes o después de que el agua hierva? Lo más lógico es hacerlo después, y en Electrones os explicamos por qué.

El agua, como muchos disolventes, experimenta un fenómeno físico conocido como ascenso ebulloscópico cuando tiene sales disueltas. Al formar disoluciones, su temperatura de ebullición aumenta. Por lo tanto, si echamos la sal antes de que hierva tardará más en hacerlo, porque tendrá que alcanzar una temperatura más alta.

Del mismo modo, cuando se forman disoluciones de sales en agua el punto de fusión disminuye (lo que se conoce como descenso crioscópico). Por eso cuando quiere evitarse que se hielen las carreteras se echa sal: para que el agua se vuelva hielo a una temperatura muy inferior. Así, al lanzar el cloruro de sodio (sal común) sobre las placas de hielo conseguiremos que éstas se derritan.

Si tienes dudas, pregúntanos en Formspring o mándanos un reply en Twitter (@Electrones). Te contestaremos encantados.

Fotos: Araceli Paz y Mcallan.

Más indicios de agua en la Luna

Meses atrás una misión de la NASA encontró restos de agua en la Luna. ¿Os acordáis? Ahora, los resultados de la misión india Chandrayaan-1 aportan una prueba más.

La nave lleva acoplado un dispositivo de radar que ha analizado a fondo la superficie lunar. Se ha descubierto que hay varios cráteres (de entre 2 y 15 kilómetros de diámetro) llenos de hielo en el polo norte. Se estima que hay más de 600 toneladas de agua congelada en la zona estudiada.

Estos resultados tan positivos animan a los investigadores a seguir buscando agua en nuestro satélite y, quién sabe, tal vez también indicios de vida.

Fuente: DNA India
Lee más: TimesOnline | US Post Today

Hay agua en la luna

Parece ser que sí, después de tanto buscar en Marte, teníamos agua aquí cerquita. Un satélite enviado a la Luna con los más modernos espectrofotómetros ha detectado las bandas caracterísiticas del agua y los iones hidroxilo (OH) en las zonas del infrarrojo y el ultravioleta.

¿Y cómo es que hay agua en semejante desierto? Según explican los investigadores de la NASA, los cráteres de la Luna son puntos fríos en el Sistema Solar y permiten que todas las moléculas que por casualidad pasan por ahí (en la cola de los cometas, en el viento solar…) queden atrapadas, condensen en la superficie del cráter y queden formando hielo y agua líquida. Funciona como los frigoríficos no-frost, pero en grandote.

Si queréis más explicaciones sobre el método de detección y el descubrimiento, podéis leer el artículo original en Science.