Monos que aprenden a leer

Seguro que recordáis la película de George de la Jungla, en la que un gorila leía periódicos y jugaba al ajedrez con soltura. No iba muy desencaminada. Unos científicos del CNRS (como el CSIC francés) han estudiado a unos babuinos que son capaces de diferenciar palabras inglesas de letras colocadas al azar.

Los monos tenían en sus jaulas unos ordenadores en los que se mostraban combinaciones de cuatro letras que, a veces, eran palabras. Cuando ellos creían que estaban delante de una palabra correcta, apretaban un botón y, si acertaban, recibían una pequeña recompensa en forma de deliciosa golosina.

Los babuinos supieron reconocer las verdaderas palabras entre más de 7000 combinaciones de cuatro letras sin sentido. Los responsables del estudio se atreven a aventurar que detrás de los mecanismos que utilizamos al leer hay alguna antigua habilidad ortográfica que apareció antes que nuestra especie. ¿Qué opináis vosotros?

Fuente: El Mundo.es
Fuente original: Science 2012, 336, 245. DOI: 10.1126/science.1218152

La memoria de los chimpancés

Los humanos también tenemos buena memoria. Recordamos muchos datos (algunos bastante complejos) a lo largo de nuestra vida. Somos capaces de aprendernos series aleatorias de números (claves, números de cuenta, teléfonos…) con relativa facilidad. Pero no somos los únicos.

Hay otros animales, como el cascanueces americano, que tienen una memoria espectacular. Éste pájaro tiene una especie de GPS interno y es capaz de esconder su comida en diferentes sitios y localizarla después del invierno, pese a que los sitios donde la escondió han cambiado de aspecto totalmente por las inclemencias del tiempo.

El profesor Tetsuro Matsuzawa de la Universidad de Kyoto (Japón) ha estudiado durante los últimos años la memoria de unos parientes muy cercanos: los chimpancés. Y sus resultados han sido y siguen siendo espectaculares. Los monos son capaces de aprender a contar del uno al nueve. Pueden identificar los números que le faltan a una serie, recordar secuencias cortas…

Pero quizás lo más alucinante de sus hallazgos haya sido el constatar lo buenísima que es la memoria fotográfica de los chimpancés. Y para muestra, un botón. Ved este vídeo y fijáos cómo los monos recuerdan las posiciones de los números y las siguen sin problemas cuando éstos se esconden y, sin embargo, los niños que juegan tras ellos fallan al llegar al 3 o al 4.

Quizás eso de que «somos los más listos» no sea tan cierto…

Fuente: vía @epunset en Twitter | Somos Primates