Reparando el corazón

coraz????irita.jpg (JPEG Imagen, 200x159 pixels)

Hoy en clase de Ciencia de Materiales el profesor Oriol nos ha comentado una noticia que me ha parecido interesantísima. Se trata del trabajo llevado a cabo por el Dr. Kenneth Chien (Centro de Investigación Cardiovascular del Hospital General de Massachusetts) y su equipo. Han logrado crear tejido cardiaco en un laboratorio a partir de células madre.

El tejido se consigue creciendo las células madre sobre una capa polimérica. Se consiguen tiras de células que podrían «pegarse» en el corazón enfermo para repararlo como si fuera una tirita. En el siguiente vídeo explicativo (enlace a Youtube) puede verse como estas tiras son capaces de latir por sí mismas a unas 20 pulsaciones por minuto.

La parte más importante del trabajo de Chien fue descubrir, estudiando a ratones y humanos, qué células madre dan lugar a células del corazón. El crecimiento consistió en seguir el procedimiento que había desarrollado previamente el Dr. Kevin «Kit» Parker, de Harvard.

Podéis encontrar más información en la red en las versiones traducidas al español del MIT Technology Review y el Departamento de Salud de los EE.UU.

Para información especializada, podéis consultar el artículo completo (publicado en Science): Generation of Functional Ventricular Heart Muscle from Mouse Ventricular Progenitor Cells, Domian et al. Science 326 (2009), 5951: 426.

De mayor quiero trabajar el MIT

Y en proyectos como el de Quickies. Realmente la gente tiene buenas ideas, y ésta es una de ellas. Uno de los mejores inventos del siglo (el post-it) acaba de ser reinventado.

¿En qué consiste? Son pegatinas de papel al uso, pero conectadas a un hardware y a un ordenador, lo cual les permite ser «inteligentes». Tu apuntas una cita, y la añade al calendario. Apuntas un teléfono, y lo añade a la agenda. Apuntas «decirle a Juan que no compre eso» y le manda un SMS al móvil para avisarle. También sirven como «localizadores». Pones uno en un objeto (libro, disco, apuntes, carpeta…) y le dices al ordenador dónde lo guardas. Si algún día lo has olvidado (cosa bastante usual y que sería un problema) buscas en el ordenador el post-it archivado y ¡tacháaan! averiguas su paradero.

Personalmente, éstos cacharros que reconocen textos en general me parecen poco útiles (tendrías que ver cómo escribo, volvería loco al grafólogo más experto) pero quizás unido con un invento tan genial (ahora mismo tengo dos pilitas de post-its vírgenes a menos de dos palmos de distancia, y como 10 o 12 colgados en la pared delante de mí) sea de gran utilidad.
Además…¿quién nunca se ha olvidado de, una vez apuntada la tarea en el post-it, mirar de nuevo el post-it y hacerla? O, por ejemplo, apuntar el teléfono de quien te llama «Pilar, 555-0205» y luego olvidar dónde pegaste el maldito papel. Así, el software guarda en el ordenador lo que apuntas, y más tarde, si buscas «Pilar» en el programa, te encuentra todas las notas que contienen esa palabra.

Vamos…que hay que verlo en manos de míster despiste number one y si a él le funcionan…a comprar hasta hartarse.

Leído en Gadgetoblog. Podéis verlos en funcionamiento en éste vídeo (WMV ó MOV). La web oficial del grupo del MIT que los investiga es ésta.