Árboles en Marte

Esta es una foto tomada en Marte por la cámara HiRISE, la más potente jamás enviada para inspeccionar otros planetas del Sistema Solar. La trampa: lógicamente, no son árboles.

Las manchas blancas encima de las dunas marcianas son depósitos de dióxido de carbono sólido, el llamado «hielo seco» que hay en algunos extintores. Las manchas oscuras que parecen pinos cubriendo la superficie del planeta rojo no son más que los sedimentos arrastrados por éste hielo seco cuando se funde en primavera. La perspectiva nos juega una mala pasada causando la ilusión óptica de que son objetos que se levantan del suelo.
Os dejo con otra imagen curiosa que han enviado recientemente las naves que sobrevuelan Marte. Un cráter con forma de corazón de un kilómetro de diámetro. Seguro que dentro de unos años es el destino número uno de los viajes de San Valentín.

¿Qué le pasa a Venus?

Venus es nuestro vecino. Por un lado, se parece mucho a la Tierra: en el tamaño, en la densidad, su núcleo está compuesto de hierro como el terrestre, tiene una corteza rocosa… Pero al mismo tiempo es totalmente distinto: gira sobre sí mismo al revés y sesenta veces más rápido, su atmósfera es irrespirable, ácida y muy caliente (460ºC)… Además, no induce un campo magnético como el terrestre (así que no os llevéis la brújula si vais ahí que no os servirá de nada)…

Se conoce la explicación a algunos de estos fenómenos. Por ejemplo, que su atmósfera sea tan calurosa se debe a que hay una capa externa de dióxido de carbono que produce un efecto invernadero tremendo. Pero no se comprende por qué con un núcleo tan parecido al nuestro no es también un imán gigante, por qué si es igual de denso que la Tierra gira más rápido…

Para intentar resolver alguna de éstas incógnitas los japoneses lanzarán el 18 de mayo una sonda rumbo a Venus. La Akatsuki será la primera misión del país del sol naciente a este planeta.

Y es que se ha retomado el interés por Venus: es más parecido a la Tierra que Marte y, aunque sea aún más inhóspito que el planeta rojo, es nuestro hermano. Hermano rarito, pero hermano al fin y al cabo.

Fuente: Nature «Japan prepares for Venus countdown»
Enlaces: Japan Aerospace Exploration Agency (JAXA) | Misión Akatsuki a Venus

Sobrevolando Fobos

Es la primera vez que un objeto hecho por el hombre pasa tan cerca del satélite marciano Fobos. Y es que la Mars Express lo ha rozado, literalmente, pasando a tan sólo 67 kilómetros de su superficie.

Esto ha permitido tomar unas fotografías muy buenas de la superficie. Va a ser posible, además, hacer unos estudios sobre la densidad del satélite. No es lo suficientemente denso como para ser sólido. Esto se explica si el satélite es poroso. Fobos es como un queso de gruyère: lleno de agujeros por dentro. Lo interesante es que ahora, gracias a éste viaje de la Mars Express (y otros programados durante todo el mes) podremos saber dónde están esos agujeros y tendremos nuevas fotografías del satélite (y de una altísima resolución).

Algo más sobre Fobos


Fobos es, probablemente, posterior a la formación del planeta Marte, un objeto capturado en su órbita o formado a partir de polvo y cenizas acumulados en ella. De ahí que sea tan poroso e irregular.

Se llama Fobos por ser éste hijo de Ares (el dios de la guerra de los griegos, Marte para los romanos). Asaph Hall lo descubrió a mediados del siglo XIX aunque Kepler había predicho su existencia 150 años antes (aunque fue por pura casualidad ya que sus predicciones se basaban en suposiciones erróneas). Jonathan Swift en Los Viajes de Gulliver, alude a los cálculos del matemático alemán e insinúa también la existencia de dos lunas marcianas:

[…] Asimismo han descubierto dos estrellas menores o satélites que giran alrededor de Marte […]

Esperamos noticias de la Mars Express y más fotos del satélite marciano. Podéis seguir las últimas noticias en su página web oficial.

Fuente: Mars Express | ESA

¿Agua en Marte?

O eso dicen, convecidos, los responsables de la NASA encargados de estudiar las imágenes que manda periódicamente la sonda Phoenix. El cacharrín, en una de las regiones árticas, se puso a excavar y descubrió unas manchas blancas que al cabo de tres días ya no estaban.

Falta que se analicen las muestras recogidas por la sonda pero según Peter Smith, responsable de la investigación de la Universidad de Arizona, «tiene que ser hielo«.

Será, entonces. Pronto más noticias y…si puedo…más sorpresas.

Saludos

Fer