Un Newton de dieciséis años

Hace más de trescientos años, Newton planteó un problema para el que no había encontrado solución. Se trataba de la descripción completa del movimiento de un proyectil afectado por la gravedad y el rozamiento del aire al mismo tiempo.

Aunque os parezca sorprendente, hasta ahora nadie había conseguido una respuesta completa. Por supuesto, se habían realizado muchos estudios de Balística y aproximaciones, pero ninguno solucionaba el problema con exactitud.

El chico, que vive en Dresde, es muy aficionado a las Matemáticas y estudia Cálculo desde los 6 años. Cuando en clase le contaron que el problema de Newton no tenía solución, su curiosidad científica le llevó a intentarlo. No pensó que fuera capaz de resolverlo, pero presentó su propuesta como un trabajo para el instituto. Sus profesores y su padre, ingeniero de una escuela técnica de la ciudad alemana, quedaron asombrados al ver el resultado. El futuro de este joven parece muy prometedor, ¿no?

El joven Shouryya Ray, que ha resuelto el problema del proyectil

Fuente: Alt1040

Newton y el falsificador

Tras la lectura de «Radicales libres» empecé «Newton y el falsificador», de Thomas Levenson. El libro trata sobre la desconocida carrera del mejor científico de la Historia como funcionario de la Real Casa de la Moneda británica encargado de rescatar la libra del desastre y de diseñar nuevas monedas más difíciles de falsificar.

En la época de Newton, Inglaterra estaba en crisis. En parte por el gran gasto que suponía estar en guerra con Francia y en parte porque la circulación de monedas falsas y mermadas era exagerada. Hubo un falsificador especialmente hábil, que logró incluso colarse en las instalaciones de la Ceca Real para observar de cerca la fabricación de monedas y mejorar sus trucos a la hora de acuñar las libras falsas. Este tipo era William Chaloner, conocido en Inglaterra por sus estafas y fraudes, pero que realmente empezó su carrera diseñando juguetes sexuales, un descubrimiento reciente en la isla tras la muerte de Cromwell.

El libro narra por un lado la vida de Newton en la Universidad antes de trasladarse a Londres como responsable de la Ceca. Explica por qué estaba cansado de su vida en Cambridge y lo necesario que era para él un cambio de aires. Por otro lado, el libro dedica varios capítulos a explicar los orígenes de Chaloner. Cómo adquiere sus habilidades para fundir metal, cómo se infiltra en la Ceca para observar de cerca la fabricación de libras. Luego, por casualidad, estas dos vidas van a encontrarse y enfrentarse. Y esto es lo que ocupa a las dos últimas partes del libro. La persecución de falsificadores y, en especial, la captura de Chaloner va a ocupar a Newton en los últimos años de su vida. El físico llegará incluso a adentrarse en las tabernas más sucias de Londres para contratar espías y negociar con soplones que le llevaran a recuperar la libra como moneda y la estabilidad económica de un país que iba camino de ser un Imperio que dominaría el mundo hasta el siglo XX.

El libro se puede leer en un par de semanas tranquilamente, incluso en un fin de semana si, como yo, os engancháis a la persecución y no os podéis dormir sin saber el final. Podéis encontrarlo en varias librerías online (Fnac, Iberlibro, Amazon) y por tan sólo 9,49€ podéis descargarlo para vuestro Kindle. En inglés podéis encontrarlo algo más barato: 8.26€ en papel, 7.10€ en edición Kindle.

 

Las tres leyes de Newton

Prinicipia de Newton

Hoy, en Electrones, vamos a explicaros en qué consisten las tres leyes de la Dinámica que describió Sir Isaac Newton en su obra «Principios matemáticos de la Filosofía natural» (1687), obra cumbre de la revolución científica que inició Copérnico en 1543 con su modelo heliocéntrico del Sistema Solar. Continuar leyendo «Las tres leyes de Newton»