Vuelta de exámenes…

Sí, ya por fin han acabado. Hasta donde sé a Ángel le han ido muy bien y a mi también, con lo cual retomaremos el goteo de posts (porque no nos da tiempo más que a contar de vez en cuando una noticia, pero menos es nada) con las mismas ganas de siempre.

Una profe de Inorgánica, Asun, me ha dejado un libro que tiene una pinta muy muy chula (¡gracias!). Espero poder leérmelo pronto y dejar una crítica tanto aquí (algo más detallada que la que hice de «The Hungry Scientist…») como en un gran blog de lectura recién nacido como es El Hojeador. Para abrir boca, portada y título: Los elementos asesinos.

Un abrazo a todos,

Fernando

Visita a «Aragonesas» (Ercros)

Hoy gracias a los profesores del Dpto. de Química Inorgánica nos hemos ido hasta Sabiñánigo a ver una de las industrias químicas más importantes de España. Hasta hace unos años se conocía como «Aragonesas» (de hecho, en cascos, chaquetas, máquinas… aún salía el logo de ésta empresa) pero recientemente la compró el grupo «Ercros» y ahora es una fábrica más de una empresa nacional (internacional, más bien, ya que tiene fábricas por Europa también, aunque sea una marca española).

Y la verdad, ha sido curioso ver cómo funciona realmente (y no sobre el papel, donde todo es muy bonito)  una empresa química. A mí (y por lo visto a más gente de clase) me ha sorprendido la ligereza con la que tratan todo. Claro, acostumbrados a medir con cuidado los 0,04g de aquéllo (y con guantes, y en pesasustancias, y luego desecar, y a pesada constante) para la disolución 0,003M en el laboratorio de Analítica, cuando vemos como tratan ahí la materia prima que tan pura necesitan (a paladas, la tienen casi al descubierto…) pues claro, resulta de lo más curioso.

El más simpático ha sido el que nos ha enseñado la fábrica cloro-álcali, donde nos ha mostrado con detalle las celdas de mercurio (que sustituyen ya al año que viene por celdas de membranas de intercambio iónico, menos contaminantes -no tienen mercurio y gastan menos corriente eléctrica-) y, además, una celda piloto, como un modelo a escala de la nueva que implantarán en Junio. Ha sido curioso ver a los técnicos en acción cuando de pronto uno ha dicho «está entrando aire» y ha tenido que venir el que parecía el superior a toquitear el ordenador. No sé si sería algo importante… pero unos cuantos hemos pensado «¡glups!, a ver si esto va a explotar o algo…»

Luego nos han enseñado (pero más por encima) las fábricas de clorato, clorito y agua oxigenada. Lo que pasa dentro debe de ser secreto de estado, porque casi no nos dejaban verlo, hemos estado sólo en oficinas y salas de control. En ese aspecto la visita ha sido algo decepcionante.

Luego nos han dado unas gafas de bucear (supongo que como fabrican pastillas de cloro para piscinas…no le encuentro ninguna otra relación) de recuerdo y vuelta a Zaragoza (con algo de retraso, pero no ha sido culpa de Ercros).

Bueno, en resumen… que ya imagino que las fábricas químicas no tienen que ser punteras en diseño y «apariencia» pero daba la impresión de que esta no la habían renovado desde que la abrieron allá por 1918. Todo oxidado, ventanas rotas, ordenadores de cuando Bill Gates jugaba con los playmobil…

Ahora, eso sí. Toneladas de cosas y millones de euros…un rato. Del todo descartada no queda la opción de la industria…