Demostrando que la Tierra rota

Queridos lectores, perdonad que últimamente escaseen tanto los artículos. Pero llega la recta final del curso (el último con exámenes para muchos de los redactores de Electrones) y apenas tenemos tiempo para escribir. Además, en la sombra, los Electrones andan preparando más de una sorpresa para el curso que viene.

Mientras tanto, os traemos un curioso vídeo encontrado en Fogonazos que, gracias a un estupendo juego de perspectiva, demuestra que la Tierra gira sobre sí misma. Podéis ver cómo el cielo permanece casi estático y los edificios (que nosotros vemos «quietos», normalmente) giran.

Disfrutadlo. Si no podéis verlo, está en Youtube.

Fuente: Fogonazos y APOD

Los espejos que quedaron allí

Los primeros astronautas en la Luna dejaron ahí unos cuantos sets de espejos con cristales especialmente fabricados para que reflejen la luz incidente venga de la dirección que venga de vuelta a su origen. En éste vídeo explican muy bien (aunque en inglés) cómo funciona el invento y cómo puede usarse para hacer medidas muy exactas de las distancias Tierra-Luna y, por tanto, de la trayectoria del satélite alrededor de nuestro amado planeta. Y aunque no son perfectas, las leyes de Newton se ajustan bastante a los movimientos que se detectan experimentalmente. Lo cual me parece alucinante, teniendo en cuenta que Sir Isaac enunció esas leyes hace unos 400 años.

Ved el vídeo a ver qué os parece:

Por Youtube hay muchos más vídeos explicando ésto. Y en Fogonazos también han dedicado un artículo a otro científico que hace exactamente lo mismo que el que sale en el reportaje de la BBC que os muestro.

Los espejos son una prueba más de que las misiones Apollo pisaron la Luna. ¿O creéis que los fotones que se reflejan lo hacen simplemente en la superficie lunar? Realmente 10-20 fotones de varios billones no son tantos. Dejo la conspiración abierta para que la sazonéis al gusto.

¿Qué fue del pobre Collins?

Todos recuerdan a Neil Armstrong y a Edwin «Buzz» Aldrin. Pero casi todos olvidan al pobre de Michael Collins, el astronauta «pringao» que tuvo que quedarse en la nave orbitando la Luna mientras sus compañeros daban paseos con seis veces menos gravedad que en la Tierra. Pasaba momentos aislado totalmente, sin tener siquiera comunicación con Houston.

Un interesante artículo sobre los malos ratos que pasó (sobretodo pensando en qué pasaría con su vida si sus compañeros no pudieran volver) lo podéis encontrar en Fogonazos y en The Guardian.

De todas formas, aunque mucha gente no le recuerde, en Estados Unidos ha recibido medallas valorando lo difícil que fue su papel en la Apollo 11, ha ocupado varios cargos públicos (incluido el de director del Smithsonian’s National Air and Space Museum) y ha escrito varios libros sobre sus peripecias espaciales.

Los Electrones, en su especial espacial, no se olvidan de Michael.

Hablando con bacterias

Tantas y tantas veces acabo contándoos noticias que han sido publicadas en Fogonazos. Y es muy poco original el no dejar de recurrir a este magnífico blog, pero cuando leáis el artículo (y veáis el vídeo) veréis que la ocasión lo merece.

La charla es muy interesante. Primero, porque nos da una idea (si no la teníamos ya) de lo importantes que son las bacterias para que podamos vivir con normalidad. Los gráficos iniciales sobre la cantidad de células y material genético de bacterias que tenemos «dentro» son impactantes.

Además, es muy interesante la teoría de comunicación entre bacterias que explica Bonnie Bassler. Según ésta, a través de distintos compuestos químicos y receptores de membrana las bacterias son capaces de contactar unas con otras para distinguir cuando están en una colonia de cuando están solas, permitiendo así comportarse de una u otra forma según sea la situación.

Tanto es así que cuando una bacteria infecta a un ser pluricelular, espera a que su colonia alcance un número mínimo de componentes antes de iniciar el ataque, para asegurar su eficacia. Y la bacteria sabe cuándo es el momento idóneo si la concentración de los compuestos «señal» de su especie es alta en el medio. Entonces, el ataque puede ser perpetrado.

Ésto abre, lógicamente, nuevas vías «antibióticas» de ataque a las bacterias causantes de enfermedades. Porque muchas de ellas son ya resistentes a los medicamentos más usuales, pero quizás engañándolas con las moléculas «señal» apropiadas podrían, por ejemplo, atacar antes de tiempo, cuando el número de bacterias no fuera suficiente. Sería inducir un ataque suicida que de por sí las bacterias no habrían hecho.

El vídeo está en inglés, pero merece la pena el esfuerzo de escucharlo entero. Muy muy interesante. Además, el detallazo final de Bonnie Bassler de sacar una foto de su equipo de investigación (incluyendo a los que supongo que serán becarios pringadillos como yo) me ha gustado especialmente. No todos los investigadores reconocen que el mérito no es sólo suyo.

Fuente: Fogonazos
Enlaces: Vídeo | Más información: Ciencia Kanija, Tendencias 21

Combustión del hidrógeno

En Fogonazos, una vez más, encuentro genialidades que no puedo dejar de publicar en los Electrones. Una de ellas es éste vídeo en el que vemos cómo se quema el hidrógeno. La combustión de tan sólo unas burbujas de hidrógeno da un resultado espectacular. ¿Cómo puede ser que los EEUU lo descarten como una energía alternativa al petróleo?

El experimento lo realizó T. Gray de la revista «Popular Science«. Al principio son burbujillas de hidrógeno y luego una corriente de hidrógeno y oxígeno.

Fuente: Fogonazos | Popular Science
Vídeo: Youtube

Qué ordenadico era Albert Einstein

Cada vez que me diga: «uy, qué desordenada tengo la mesa«, me recordaré a mí mismo éstas imágenes y me sentiré mucho mejor.

Así de ordenadico tenía el escritorio de su despacho en Princeton Albert Einstein. La verdad es que era un poco caótico, sí, pero mucha gente afirma que el caos puede ser mucho más productivo que un orden demasiado escrupuloso. De hecho el mismo Einstein afirmaba:

If a cluttered desk signs a cluttered mind, Of what, then, is an empty desk a sign?

Que, para los que no sepáis inglés, significa: «Si un escritorio abarrotado denota una mente abarrotada; ¿qué significa entonces un escritorio vacío?» Da que pensar…

Espero que os gusten las fotos, las he encontrado en Fogonazos y forman parte del archivo de la Revista Life que hace poco Google subió a Internet.

¡Un abrazo!

Fernando

El pez pelícano

De la mano de Fogonazos nos llega un artículo interesantísimo acompañado de un no menos impactante vídeo. Se trata del pez pelícano que parece más una criatura de ficción que un animal real. El animal, que vive en las profundidades del océano y es familia de las anguilas, es realmente impresionante.

Tiene un órgano luminoso al final de su cola para atraer a las presas, su boca es capaz de abrirse como el pico de un pelícano y su estómago puede dilatarse para alojar a presas que, muchas veces, son mayores que él.

Hay más casos similares, pero os invito a que os déis una vuelta por el artículo original y los descubráis por vosotros mismos.

Un saludo a todos,

Fernando

Fuente: Fogonazos
Vídeo: Youtube

La emoción de un efímero hallazgo

Leído, como tantos otros, en Fogonazos, os dejo este pequeño artículo sobre el efímero hallazgo de «vida extraterrestre» que hizo la SETI (Búsqueda de Vida Extraterrestre, en inglés) hace unos años. Todos estaban convencidos de que debía ser «alguien» mandando señales desde una una lejana estrella…pero resultó no ser así.

Ved el vídeo, que apenas dura 2 minutos (enlace a Youtube):

Nos cuentan además en Fogonazos que, por lo visto, la noticia llegó a filtrarse a periodistas del NY Times pero, por fortuna, esperaron a publicarla y no se desató la locura en todo el mundo. El satélite que resultó ser al final el causante de todo y emisor de la señal era el «SOHO«, enviado al espacio allá por el 95.

Si os ha gustado ésto…seguid leyendo. Continuar leyendo «La emoción de un efímero hallazgo»