Novedad: Charlas de Electrones

Después del sorteo del día del libro que hicimos ayer y para empezar el mes de mayo aún mejor, os presentamos una idea a la que llevamos dando vueltas mucho tiempo: un pequeño espacio en el blog para charlas divulgativas.

De momento presentamos en nuestra nueva sección cuatro charlas, a saber:

  • Quiralidad, la Química a través del espejo.
  • Ciencia. Investigación. Futuro.
  • Herramientas digitales para la investigación.
  • Energía nuclear.

En la nueva página «Charlas» podréis encontrar unas descripciones un poco más detalladas de cada una de ellas así como información de contacto. Os podéis informar sin compromiso ninguno enviando un correo a nuestra cuenta charlaselectrones@gmail.com.

Esperamos que esta idea os guste, los Electrones están orgullosos de poder presentar nuevas formas de divulgar.

Día del libro

Hola a todos, queridos lectores.

Como sabéis, hoy día 23 de abril es el día de San Jorge, pero también es el día internacional del libro. Se conmemora la muerte de Shakespeare y Cervantes un día como hoy hace 396 años.

Nosotros queremos celebrarlo organizando un sorteo. Y vamos a regalaros el libro de Richard Dawkins «Evolución: el mayor espectáculo sobre la tierra». Para participar sólo tenéis que rellenar este sencillo formulario:

Puedes participar hasta el 30 de abril de 2012 a las 23.59 (hora de Madrid, GMT +2). El resto de las bases del sorteo están en esta misma entrada tras el salto.

Participa ya y pasa el evento a tus amigos y conocidos a través de Facebook y Twitter para que ellos también puedan ganar el libro.

Continuar leyendo «Día del libro»

La doble rendija (y II)

Para comprender bien este artículo es conveniente que hayas leído antes nuestro especial sobre el átomo (I, II y III) y la primera parte sobre la doble rendija.

Hola de nuevo. Bienvenidos a un nuevo artículo de física cuántica en Electrones Excitados, la web en la que cada vez sabemos más y entendemos menos. Los demás redactores me han dicho que no juegue con vuestra salud mental y me piden artículos sencillos para no perder lectores por implosión cerebral, pero hoy le voy a hacer menos caso que de costumbre, y vamos a meternos de lleno en el meollo de la cuestión. Si no te has leído el resto de artículos de cuántica, igual éste te resulta algo confuso (si algún físico me lee, se indignará de la simplificación que realizo, pero ya habrá tiempo para ir precisando términos).

En el artículo anterior veíamos cómo los físicos en 1900 habían bombardeado una doble rendija con electrones disparados uno a uno y de cómo éstos, inexplicablemente, se habían comportado como si fueran una onda, cosa que sólo podía pasar, paradójicamente, si eran disparados a chorro o en masa. La tercera fase del experimento consistió en colocar un observador, es decir, algo que permitiera ver qué pasaba cuando el electrón disparado por el cañón de partículas llegaba a la doble rendija. El electrón podía elegir el camino de la rendija uno o la rendija dos, sólo uno de ellos. A partir de aquí me vais a perdonar, la cosa se vuelve complicada y apasionante.

Lo que pensaron entonces era que también podría estar pasando que el electrón eligiera los dos caminos a la vez. Pensaban que el electrón debía interferir con algo para dibujar un patrón de interferencia, y ese algo sólo podía ser… él mismo. Con esto se refieren a que de alguna manera, el electrón se dividía antes de las rendijas, pasaba por ellas y luego las dos partes chocaban al otro lado, y en éste choque, se comportaba como onda y dibujaba el patrón de interferencia. Era descabellado, pero no se lo podían explicar de otra forma y para comprobar eso era necesario observar directamente al electrón cuando pasaba por las rendijas. Pero oh sorpresa. Cuando se modificó el experimento y se introdujo un instrumento de medición que describiera el camino que hacía el electrón, o sea cuando se lo observó, el electrón… dejó de dibujar un patrón de interferencia. Sólo por ser observado.

De locura. Eso significa ni más ni menos que la naturaleza de la materia es ambigua del todo, y he aquí el quid de la cuestión. Las partículas se comportaban a veces como ondas, estaba claro. Pero la famosa dualidad onda-corpúsculo no era una cuestión de que la materia fuera ambas cosas, sino de que la materia a veces mostraba comportamiento de onda y otras de partícula pero cómo se comportaba dependía del tipo de experimento, y lo que es peor, no se podía diseñar un experimento que mostrara ambas cosas.

¿Demasiado meollo en la cuestión? Intentaré explicarme. Si decimos que algo es una onda o un corpúsculo, no nos estamos refiriendo a si son puntitos o si son contracciones y dilataciones de algo, sino que nos referimos simplemente a lo que vemos que hacen. Los puntos en la pared del experimento de la doble rendija no son los electrones, sino el efecto del electrón, sea lo que sea, en una pared sensible a su energía. Y eso es lo que vemos: efectos. Quedaos con ésta conclusión: podemos experimentar con la materia, pero los experimentos en sí, nos muestran efectos propios de la idea de onda o de la idea de cuerpo, lo que quiere decir que la materia no es exactamente ninguna de las dos cosas. Ya no podemos decir que es las dos cosas, ni que a veces es una y otras veces otra. Y existen experimentos de los que hablaremos más adelante que demuestran que una manera u otra de observar la luz o las partículas provocan que veamos “ondas” o veamos “partículas”. Esa naturaleza ambigua de la materia es lo que los científicos explicaron como que el electrón “se dividía” antes de la rendija. Eso es porque el electrón no es una partícula que oscile como una onda, sino que el electrón es una oscilación, que como tal, puede pasar por ambos lados y llegar al otro lado como puede llegar una onda.

En sucesivos artículos intentaremos desarrollar más éstas ideas, para comprender qué es lo que pasa con el electrón en la doble rendija, pero ya os adelanto que aunque existen algunas ideas fijas sobre el comportamiento de la materia no todo el mundo está de acuerdo en lo que son las cosas. Como ya decimos en Electrones, sabemos muchas cosas, pero no entendemos nada de nada.

 

El átomo (I) – El pudín de pasas

Hoy, todos sabéis que la materia está compuesta por unas cositas diminutas llamadas átomos. Nosotros somos un montón de átomos de carbono, hidrógeno, oxígeno, fósforo y nitrógeno, mayoritariamente. Un lingote de oro está hecho de millones de átomos de dicho metal. Pero, ¿qué es un átomo? ¿Por qué se llaman así? ¿Hay cosas más pequeñas?

El átomo debe su nombre al griego Demócrito. Fue él quien dijo que la materia estaba hecha de partículas pequeñas que, según él, no se podían dividir. Las llamó átomos, que en griego significa indivisible. Newton, en su época, fue un firme defensor de las teorías de Demócrito en el siglo XVII y fue John Dalton quien, más tarde, reutilizó estas ideas en su Teoría Atómica y sentó las bases de la Química moderna.

De todas formas, el hecho de que el átomo fuera indivisible no duró mucho. A finales del siglo XIX, J.J. Thomson demostró, gracias a un tubo de rayos catódicos, que dentro de los átomos había unas partículas más pequeñas de carga negativa a las que se bautizó como electrones (¿os suenan?). Tras este descubrimiento, postuló que los átomos deberían ser como un pudín de pasas. La masa esponjosa del pudín estaría cargada positivamente y espolvoreada de manera aleatoria con pasas (electrones) negativos que acabarían compensando la carga.

Modelo de Thomson del pudín de electrones
Modelo de Thomson del pudín de electrones

Pero todas estas teorías iban a cambiar en el siglo XX con nuevos experimentos y, sobre todo, iban a cambiar con las nuevas ideas que trajo a la ciencia la Física Cuántica.

Volvemos a la carga (con nuevo diseño)

Hola a todos.

Primero, me gustaría que nos disculparais por la sequía de artículos más larga desde que se fundó el blog. Como sabéis, crear contenido no es sencillo y lleva tiempo que no siempre tenemos. Intentaremos que no vuelva a pasar.

Segundo, como habréis notado, hemos creado un diseño nuevo de la web que le da un aspecto mucho más moderno y sencillo. Como siempre, las mejoras irán llegando poco a poco, pero hace mucho que este cambio está en el tintero y queríamos aprovechar el relanzamiento del blog para sacarlo a relucir. Esperamos que os guste.

Edición: En Facebook hemos publicado un álbum con un resumen de las principales novedades del recién estrenado diseño. No os lo perdáis.

Por último, deciros que estas semanas próximas llegarán varios artículos sobre Física Cuántica muy cuidadosamente preparados por nuestro redactor Gúgul y, además, unas cuantas noticias curiosas sobre ciencia que hemos estado recopilando estos días.

Comentadnos, aquí, en Facebook y en Twitter qué os parecen los cambios en el blog.

Abrazos a todos.

 

Demostrando que la Tierra rota

Queridos lectores, perdonad que últimamente escaseen tanto los artículos. Pero llega la recta final del curso (el último con exámenes para muchos de los redactores de Electrones) y apenas tenemos tiempo para escribir. Además, en la sombra, los Electrones andan preparando más de una sorpresa para el curso que viene.

Mientras tanto, os traemos un curioso vídeo encontrado en Fogonazos que, gracias a un estupendo juego de perspectiva, demuestra que la Tierra gira sobre sí misma. Podéis ver cómo el cielo permanece casi estático y los edificios (que nosotros vemos «quietos», normalmente) giran.

Disfrutadlo. Si no podéis verlo, está en Youtube.

Fuente: Fogonazos y APOD

13 cosas que no tienen sentido

Gracias a nuestro redactor Greco he podido disfrutar estos últimos días del libro 13 cosas que no tienen sentido de Michael Brooks. Para cualquier mente curiosa e interesada por los misterios más intrigantes de la Ciencia actual es una lectura altamente recomendada.

Aborda de una manera amena y sencilla todas las opiniones sobre fenómenos tan apasionantes como la materia oscura, las señales extraterrestres o la vida en Marte. Además, como cada misterio está recogido exclusivamente en su capítulo, no tienes por qué tener miedo de no leer el libro de un tirón. Pero es difícil resistirse y no devorarlo de golpe.

Por eso, si te quedas con ganas de más, recuerda que en Electrones hemos hablado ya de algunos de los misterios que trata el libro como el efecto placebo, la vida en condiciones extremas, la muerte o el 96% de universo que aún no conocemos.

Puedes comprar la versión española en Iberlibro (15€) o, si te animas con la original en inglés, busca en Amazon (unos 7€ al cambio), te ahorrarás un dinerillo y disfrutarás del libro tal y como lo escribió su autor. Además, en la tienda inglesa puedes conseguir el formato eBook para Kindle aún más barato.

Pregúntanos de forma fácil

Si tienes una duda existencial sobre Ciencia y Tecnología, aquí están los Electrones en una red social más para solucionarla. Es Formspring, una plataforma en la que podréis hacer cualquier pregunta: basta con escribirla y apretar un botón. Nosotros prometemos contestarla lo antes posible.

Puedes entrar aquí: formspring.com/electrones

Por cierto, disculpadnos por la sequía de artículos de estos últimos días, pero tres electrones estamos de mudanzas y otros dos con muchísimo trabajo. Pero no os preocupéis, ya tenemos una serie de artículos interesantísima en el tintero de la mano de nuestra corresponsal en Bélgica Irene.

Vista en 3D de la nebulosa de Orión

Vi esto ayer en el Twitter de nuestro amigo @biciclo. Me pareció espectacular, espero que a vosotros os deje también con la boca abierta. Es un montaje a partir de los datos de un telescopio de infrarrojos en el que podemos ver una vista en tres dimensiones de la nebulosa de Orión. Podéis ver el vídeo aquí o haciendo clic en la imagen.

¿Por qué contamos como contamos?

Existen numerosas sistemas numéricos que utilizamos día a día. Hoy en día estamos acostumbrados al sistema decimal en el que diez unidades son una decena, diez decenas una centena, etcétera. Pero no podríais leer esta noticia de no ser por el sistema binario (donde sólo hay unos y ceros), la base de la informática. Y tenemos rastros por todas partes de otros sistemas: las horas por ejemplo se dividen en sesenta minutos (sistema sexagesimal, de base 60) y los años en doce meses (sistema duodecimal, de base 12, común en la moneda inglesa hasta hace no mucho tiempo).

Pero, ¿os habéis preguntado cuál es el origen de todos ellos? Mi amigo Jorge lo explica brevemente en el programa 18 de «El Podcast del Búho«. Nosotros lo ampliamos aquí. Podéis leer el artículo y luego escuchar a Jorge (es un mp3 de 20 minutitos, para escucharlo en cualquier momento y es, de verdad, muy entretenido) y así además de aprender sobre la historia de números descubriréis interesantes datos sobre la vida del gran piloto que fue Ayrton Senna.

Continuar leyendo «¿Por qué contamos como contamos?»