Un perro que detecta el cáncer de colon

Gracias a mi padre descubrí este sorprendente artículo en la revista de gastroenterología Gut. Y es que, por increíble que parezca el titular de la noticia, el perro existe realmente. Unos médicos japoneses han conseguido adiestrarlo para que detecte el cáncer de colon.

¿Cómo hace eso? Por lo visto, existe alguna sustancia química que circula por los cuerpos de los enfermos de cáncer de colon. El perro es capaz de oler esa molécula en las heces o en el aliento de los pacientes.
Y es aún más increíble la cantidad de veces que acierta. En los tests de aliento diagnosticó a 33 de 36 pacientes y oliendo las heces a 37 de 38. Eso es una sensibilidad del 91 y el 97%, respectivamente. Más sensible que hacer una colonoscopia.

Ahora, el reto es encontrar qué molécula está detectando el perro, identificarla y caracterizarla completamente para, en un futuro, poder desarrollar detectores electrónicos que detecten el cáncer en sus primeras fases.

Fuente: Sonoda H. et al., Gut (2011). doi:10.1136/gut.2010.218305

Cortando y pegando filetes

La Unión Europea ha aprobado recientemente la comercialización de un enzima que es capaz de unir dos trozos de carne (incluso dos trozos de carnes de distinto tipo). Es totalmente segura para el consumidor, incolora e insípida, por lo que es prácticamente indetectable.

Para las empresas, es una gran ventaja, ya que no toda la carne que hoy en día se destina a picar tendrá que malgastarse de ese modo, pudiendo volver a utilizarse formando parte de un filete-puzzle. Además, se pueden conseguir filetes de tamaños más uniformes.

Para los cocineros, una nueva ventana a la creatividad. El responsable de Fibrimex® (como se llama comercialmente la enzima) dice estar deseando presentarle el producto a «El Bulli» de Ferrán Adrià. Quizás podamos degustar pronto filetes de canguro y buey o hamburguesas que son al mismo tiempo de pollo y de ternera.

Por lo visto, existían en el mercado unas transaminasas con propiedades similares y que ya eran aditivos legales. Según los mismos fabricantes reconocen, ellos simplemente están haciendo mucha publicidad de su producto, porque confían en la gran variedad de posibilidades que ofrece.

Leído en El País.