Los espejos que quedaron allí

Los primeros astronautas en la Luna dejaron ahí unos cuantos sets de espejos con cristales especialmente fabricados para que reflejen la luz incidente venga de la dirección que venga de vuelta a su origen. En éste vídeo explican muy bien (aunque en inglés) cómo funciona el invento y cómo puede usarse para hacer medidas muy exactas de las distancias Tierra-Luna y, por tanto, de la trayectoria del satélite alrededor de nuestro amado planeta. Y aunque no son perfectas, las leyes de Newton se ajustan bastante a los movimientos que se detectan experimentalmente. Lo cual me parece alucinante, teniendo en cuenta que Sir Isaac enunció esas leyes hace unos 400 años.

Ved el vídeo a ver qué os parece:

Por Youtube hay muchos más vídeos explicando ésto. Y en Fogonazos también han dedicado un artículo a otro científico que hace exactamente lo mismo que el que sale en el reportaje de la BBC que os muestro.

Los espejos son una prueba más de que las misiones Apollo pisaron la Luna. ¿O creéis que los fotones que se reflejan lo hacen simplemente en la superficie lunar? Realmente 10-20 fotones de varios billones no son tantos. Dejo la conspiración abierta para que la sazonéis al gusto.

El científico hambriento

Y como dijevolvemos con las pilas cargadas y con noticias. Si no lo tengo mal apuntado en la agenda, hoy sale a la venta el libro «The hungry scientist handbook» (El libro del científico hambriento). Sigue la filosofía del «hágalo usted mismo» (do it yourself o simplemente DIY, en inglés) y la lleva a la cocina, con un toque de friquismo científico. Un grupo de científicos reúnen en éste libro curiosas recetas como figuras de papiroflexia comestible o piruletas con luz (o eso creo entender…).

Está disponible aquí por 16.95 dólares. Si puedo me encargaré uno (o me compraré uno en versión E-book, habrá que ver el precio de los gastos de envío) y os contaré qué me parece.

Un abrazo,

Fer