Glof

 

Glof. Y un lago entero de la Patagonia chilena se fue por el desagüe. Y aunque bien pudiera serlo, glof no es el ruido que hizo, sino el nombre que se le da en inglés a este fenómeno: Glacial Lake Outburst Flood (algo así como vaciamiento repentino de lago glacial).

El fenómeno ha ocurrido unas dos veces por año desde 2008, y se cree que es un efecto directo del calentamiento global. El glaciar que veis en la foto es un bloque enorme de hielo que actúa a modo de dique. Cuando se produce una grieta en el glaciar, el agua fluye por ella y alcanza unos túneles subterráneos de varios kilómetros de longitud. Los túneles van a parar a varios ríos chilenos, que días después del glof ven aumentar su caudal considerablemente, llegando a triplicarse en algunos casos.

Los primeros en explicar el fenómeno de los glofs (descubierto ya hace más de 60 años) fueron Andrés Rivera y Gino Casassa, dos glaciólogos chilenos del Centro de Estudios Científicos. Ellos afirmaron que son un proceso normal que sucede cuando se alcanzan altas temperaturas en la zona. El calentamiento del planeta hace que estas altas temperaturas sean algo más cotidiano hoy en día y por eso los glofs se dan más frecuentemente en toda la Patagonia.

Fuente: El Mundo (América)

El terremoto de Chile acortó el día

Una partícula beta muy guapa ha enviado un enlace a los Electrones. Y cómo no, muy educados y agradecidos ellos, se hacen eco de la noticia y os la cuentan. Gracias Sara.

El titular resume bastante bien lo sucedido: el terremoto que sacudió Chile el sábado pasado hizo que el día fuera más corto de lo normal. ¿Cómo pudo ocurrir ésto?

Un terremoto agita grandes cantidades de masa de rocas y magma en el subsuelo (especialmente uno de la magnitud del ocurrido, 8,8 en la Escala de Richter). Se movieron tales cantidades de materia que la distribución de la masa de la Tierra cambió durante unos momentos. Según los cálculos del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, este fenómeno hizo que el eje del planeta se inclinara unos 8 centímetros y la Tierra giró más rápido de lo habitual. El día del terremoto tuvo 1,26 microsegundos menos.

Quizás, explicado así, suene raro. Pero es fácil de entender. Seguro que muchos de vosotros visteis durante los JJ.OO. de Vancouver el patinaje artístico. Cuando los patinadores giraban sobre su eje, empezaban el movimiento con los brazos extendidos. Luego, iban recogiéndolos hacia su pecho y cada vez giraban más y más rápido. Su distribución de masas cambia, lo que influye en la velocidad. Mirad por ejemplo ésta bailarina de ballet y fijaos a partir del segundo 15, más o menos.

Además de los efectos en el eje de rotación terrestre, el terremoto ha modificado la geomorfología del terreno. La ciudad de Concepción, en Chile, está ahora un par de metros más alta. Y algunas islas de la zona pueden haberse desplazado. Viendo ésto, Perdidos ya no suena tanto a cuento chino, ¿verdad?

 

Vídeo: Super Pirouette (Youtube)
Fuente: Business Week | FayerWayer