Happy birthday, Sputnik

Hoy se cumplen 50 años (yo que el otro día cumplí 19 y me parecían ya muchos…) del lanzamiento al espacio del primer satélite artificial. Dentro del programa Sputnik el 4 de octubre de 1957 enviaron a orbitar la tierra este cacharrito del tamaño de una pelota de baloncesto (aunque pesaba algo más).

Estuvo dando vueltas alrededor de la Tierra durante 92 días (recorriendo en total 70 millones de kilómetros, algo menos de la mitad de la distancia al Sol) y por sus cuatro antenas mandaba sus peculiares «señales de vida» a todo aquél que dispusiera de una radio para captarlas. Por aquel entonces, todo el mundo estaba pendiente del bip bip bip de la pelota rusa. El famoso bip bip dio datos de presión, temperatura, los electrones de la ionosfera…

El Sputnik fue un símbolo, fue el comienzo de la carrera espacial que seguiría apenas un mes después con el primer ser vivo en el espacio, Laika, que también lanzaron desde la URSS. Gagarin, Glenn, Armstrong, la MIR. Parece que ahora los rusos y los estadounidenses están del mismo lado, ambos mandan astronautas (y cosmonautas) al proyecto común que es la Estación Espacial Internacional. Aunque Marte no ha sido pisado todavía… ¿quién llegará antes? ¿Será el planeta rojo la próxima etapa de la carrera?

Pero no eclipsemos el mérito ruso. Carreras y competiciones aparte, lo importante es que hace 50 años los soviéticos iniciaron una nueva era de descubrimientos más allá de nuestro pequeño planeta, en el espacio exterior. Y esos avances (y no el quién llega antes a tal sitio o tal otro) son el verdadero motivo por el que hay que felicitar a Sputnik por tirar la primera piedra. Y nunca mejor dicho.

El sol tiene hambre

Se ve que así es, porque leo en la edición digital del El Mundo – Ciencia que, durante una tormenta solar, los científicos del Laboratorio de Investigación Naval de Washingon (EE.UU.) vieron en las imágenes de los telescopios STEREO algo raro. Viendo las imágenes con calma (y reviéndolas y remirándolas muchas veces) el equipo de astrónomos consiguió determinar que «lo raro» era la cola del cometa Encke (orbita el sol cada 3,3 años) que era devorada por una tormenta solar. Poco después, pasada la tormenta, al cometa le «crece» una nueva cola. Este fenómeno nunca se había observado antes y los telescopios STEREO estaban a la espera de algo parecido.

Canales en el planeta rojo

Según las interpretaciones que los científicos de la ESA han hecho de las últimas fotos que ha tomado la sonda Mars Express en nuestro planeta vecino, hace millones de años pudo haber canales creados por el flujo de la lava de los volcanes mezclada con agua (o con barro con grandes cantidades de agua). Las fotos que acaba de mostrar la Agencia Espacial Europea -aunque fueron tomadas allá por junio- parecen ser la desembocadura del Valle «Tiu Valles«. Toda esa región, además, está muy erosionada por lo que fueron hace años un montón de canales y riachuelos.

Pronto más noticias.

Súper-Supernova

El observatorio espacial de rayos X Chandra de la NASA ha captado la explosión estelar más brillante hasta la fecha. Los expertos creen que pueden estar ante un nuevo tipo de Supernovas. «La explosión de la SN 2006gy ha sido cien veces más energética que cualquiera vista hasta ahora» ha dicho Nathan Smith de la Universidad Berkeley de California (EE.UU.) Ésta explosión da a los astrónomos nuevas pistas sobre cómo explotaron las primeras estrellas ya que se cree que eran como SN 2006gy antes de explotar: gigantescas (‘massive stars’). Sorprendentemente,se aleja bastante de las predicciones teóricas pero brinda porfin pruebas de cómo podrían haber sido las muertes de las antiguas estrellas.

Un dato que se plantea interesante es el hecho de que la SN 2006g, antes de la explosión, liberó grandes cantidades de masa. Una estrella más cercana a nosotros (a 7500 años luz, la SN 2006gy está a más 240 millones de a.l.), dentro de nuestra vía láctea conocida como Eta Carinae está comportándose de manera parecida a la enorme supernova, expeliendo masa. Los astrónomos y entre ellos Mario Livio del ‘Space Telescope Science Institute (STScI)‘ en Baltimore, EE.UU., creen que deberíamos estar atentos. Si finalmente Eta Carinae se comporta como una supernova y explota, «podría ser el mejor espectáculo astronómico de la civilización moderna«.

Podéis leer más en este artículo de la NASA de donde he sacado la información, y por supuesto en los enlaces que os he dejado a lo largo del artículo.

Fernando.

Happy birthday, Hubble

El telescopio espacial Hubble ha cumplido 17 años. Ya está cerquita de la mayoría de edad. El que es considerado por muchos astrónomos el instrumento científico más productivo (800.000 observaciones, 500.000 imágenes y 100.000 órbitas alrededor de la tierra), y eficaz de la Historia nos ha regalado por su cumpleaños, entre muchas otras, estas magníficas fotografías del nacimiento de la nebulosa Carina.

Eclipse de luna

Entre el sábado y el domingo, a eso de las 12 de la noche habrá un eclipse total de Luna (máximo del eclipse a las 00.21). Podrá verse en Europa, Asia y África, con su centro entre Alemania y Polonia. Todo esto si hace buena noche y las nubes no cubren el fenómeno. La Luna se volverá roja durante un tiempo y luego volverá a verse tan blanca como siempre.

Los eclipses de Luna son frecuentes (uno cada seis meses), pero que el ángulo de inclinación de nuestro satélite sea el adecuado para producir el eclipse total no ocurre tan a menudo.

Algunas páginas web retransmitirán además el fenómeno en directo como por ejemplo la Universidad Autónoma de Madrid. Vamos, que hay que poner muchas ganas para perdérselo.

Un saludo,

Fernando

(Foto: Planetario de Pamplona)

Golf. Hasta el el espacio.

Pues sí. Ya no sólo toda España está inundada de agujeros, sino que hoy incluso el espacio huele a golf. Una marca canadiense ha pagado para que los astronautas que ahora viven en la EEI (estación espacial internacional) lanzaran una bola de golf desde las alturas y la pusieran en órbita alrededor de la Tierra. Y así ha sido. La pelotita ha de estar supuestamente un par de años dando mal por ahí arriba. Los expertos de la NASA sin embargo creen que en menos de una semana se habrá desintegrado. La misma compañía canadiense ya pagó hace años a la NASA para que los tripulantes del Apollo 14 jugaran al golf en la Luna.

Después de hacer la gracia López-Alegría y su compañero ruso han pasado a realizar sus tareas de verdad como ingenieros espaciales. Por lo menos para jugar a este tipo de golf no hace falta gastar litros y litros de agua en regar los campos…