¿Qué es la anemia?

Para muchos, la palabra anemia significa falta de hierro, para otros falta de sangre y para la mayoría falta de glóbulos rojos. No son ideas desatinadas pero la anemia puede ser todo eso y algo más.

La definición general de anemia es el descenso de masa eritrocitaria (eritrocito = glóbulo rojo). Hay que prestar atención a la palabra “masa” ya que precisa muy bien el concepto puesto que hay anemias en las que se mantiene el número de glóbulos rojos pero no su contenido, la hemoglobina (la proteína encargada de transportar el oxígeno), que es menor o no es completamente funcional.

Existen varios tipos de anemia atendiendo a su origen:

  • El más evidente, anemia por pérdida de sangre, por ejemplo debido a menstruaciones copiosas o a una úlcera o herida.
  • Ferropénicas, debido a una falta de hierro en la dieta o a una mala absorción del hierro en el intestino.
  • Megaloblástica, debido a una alteración en la eritropoyesis (formación de glóbulos rojos) y que suele ir ligada a la falta de vitaminas.
  • Hemolíticas, que suponen una facilidad para que los glóbulos rojos se rompan.

En cualquier caso y como ya se ha escrito líneas arriba, todas ellas suponen una pérdida de la “masa” de glóbulos rojos.

Uno de los temas que puede interesar es qué significan y cómo interpretar los valores que se muestran en una analítica. En relación con la anemia se muestran los siguientes parámetros:

  • Hematocrito, que indica el volumen de eritrocitos en relación con el volumen total de la sangre.
  • Volumen corpuscular medio (VCM) que mide el volumen de los eritrocitos. Si es bajo se dice que hay microcitosis y si es alto macrocitosis.
  • Hemoglobina corpuscular media (HCM) que muestra la cantidad de hemoglobina.

Teniendo en cuenta estos paramétros a continuación se revisan los principales tipos de anemia.

ANEMIA FERROPÉNICA

Es la anemia producida por falta de hierro que puede producirse por falta de ingesta o bien por una mala absorción o por un aumento de la necesidad de este metal como es caso de un embarazo. Los glóbulos rojos suelen ser microcíticos e hipocrómicos y el VCM y HCM son bajos. Afecta a unos 500 millones de personas en el mundo. El tratamiento es evidente: tomar hierro. Éste puede provenir de un medicamento recetado por el médico o bien de tomar alimentos con mucho hierro como son la morcilla, el hígado, las carnes rojas y el vino tinto. Algunos vegetales como las espinacas y las acelgas o legumbres como las lentejas o las alubias también están indicadas aunque el hierro de origen vegetal (en forma férrica pero de absorción ferrosa, ver diagrama) se absorbe peor que el hierro de origen animal (complejos de hierro y protoporfirinas). Un adulto normal necesita 1 mg/de hierro al día.

ANEMIA MEGALOBLÁSTICA

En el cuerpo humano se producen 160 millones de glóbulos rojos cada minuto. Para la formación de cada uno de ellos ha sido necesaria la duplicación de las células madre hematopoyéticas que les dan origen y de su ADN. Este tipo de anemias se produce por anomalías en el proceso de duplicación del ADN ya sea por déficits bioquímicos congénitos, fármacos o, lo más común, una escasa ingesta de ácido fólico y/o vitamina B12 (cianocobalamina). El ser humano no puede fabricar vitamina B12 y los vegetales tampoco. La fabrican algunos microorganismos que viven en animales así que para adquirir esta vitamina hay que comer leche, huevos, carne y pescados. Los vegetarianos estrictos deben tomar suplementos con vitamina B12 para evitar padecer anemia. Este tipo de anemias están acompañados de una analítica que señala una baja cantidad de hemoglobina pero un VCM alto, es decir, hay macrocitosis.

ABSORCIO0301N HIERRO CENTRADO

ANEMÍA HEMOLÍTICAS

Son anemias que pueden terminar con la rotura del glóbulo rojo y que se puede deber a:

  • Alteraciones de la membrana del eritrocito.
  • Alteraciones en el metabolismo del glóbulo rojo.
  • Reacciones inmunitarias.
  • Defectos en la hemoglobina como es el caso de la talasemia.

Hay que señalar que algunos venenos de serpientes como el de las víboras tienen efecto hemolítico. La hemolisis (rotura de los glóbulos rojos) fuera del bazo que es en donde se destruyen normalmente, produce lo que se llama el síndrome hemolítico que tiene como signos fisiológicos la ictericia, esplenomegalia (aumento del volumen del bazo) y LDH (colesterol “malo”) elevados, además de la anemia, evidentemente.

La anemia es un síntoma frecuente tanto en las sociedades pobres como opulentas y, en muchos casos, se soluciona con una dieta adecuada.

DATOS CURIOSOS:

  • Puestos uno detrás de otro, la longitud que alcanzarían todos los glóbulos rojos del cuerpo humano es de 175.000 km (más de cuatro vueltas al mundo).
  • El volumen de sangre del cuerpo es de unos 5 litros.
  • La vida media de un eritrocito es de unos cuatro meses (como una libélula)