Eva mitocondrial

Jorge, un fiel seguidor del blog nos pidió hace unos días a través de Twitter que habláramos del estudio conocido como Eva mitocondrial. Y es precisamente lo que vamos a intentar en este artículo. Recordad que, como Jorge, vosotros también podéis sugerir ideas o preguntar dudas a través del correo electrónico o las redes sociales.

¿Queréis saber de qué va esto de la “Eva mitocondrial”?

El estudio se basa en un hecho muy simple. El DNA que tenemos en el núcleo de la célula procede de nuestro padre y de nuestra madre. Sin embargo, el material genético que tenemos en nuestras mitocondrias (recordad, las centrales energéticas de la célula) procede sólo de nuestra madre. Las mitocondrias que dan la energía que necesitan a los espermatozoides no llegan a entrar en el óvulo en el momento de la fecundación, de ahí que no tengamos mitocondrias del padre.

mitocondrias maternas

Así pues, haciendo un complejo estudio genético comparando DNA mitocondrial de diferentes etnias puede llegar a establecerse la línea matriarcal que nos lleva hasta una única ascendiente. El por qué del nombre “Eva” es lógico, lo recibe de la compañera de Adán en el Génesis.

Se cree que esta única madre pertenecía a la subespecie Homo sapiens idaltu y que vivió en el África Oriental hace unos 250.000 años.

Otro complejo estudio (y también muy interesante) que puede llevarse a cabo es el conocido como “Adán cromosómico“. Puesto que el cromosoma Y de los varones procede siempre del padre (las mujeres sólo tienen cromosomas X), se puede ir hacia atrás de nuevo para intentar explicar el origen de nuestra especie. Este estudio también sitúa nuestro origen en África, aunque de momento sólo ha podido trazarse la línea genética masculina hasta hace 90.000 años.

migraciones

 

Jorge, espero haber resuelto tus dudas y que el artículo te guste. Si te queda alguna pregunta, ya sabes cómo hacérnosla llegar. Muchas gracias por tu sugerencia.