Los cuatro fantásticos

Además de la Cruz Roja y la Comisión para los refugiados de la ONU (UNHCR), que han ganado varios premios de la Paz, las personas que han ganado más de un premio Nobel se cuentan con los dedos de las manos (y sobra un dedo). Los he bautizado «los cuatro fantásticos» plagiando vilmente el título del famoso cómic. ¿Sabéis quienes son?

fantastic four

 

Lee el artículo completo:

Marie Sklodovska Curiela primera persona en ganar dos premios Nobel: el de Física, en 1903 y el de Química en 1911. El primero lo compartió con Henri Becquerel, descubridor de la radiactividad y con su marido Pierre Curie, con el que investigó a fondo los extraños fenómenos que había observado Becquerel en ciertos minerales con uranio. El segundo, el de Química, se lo llevó ella sola. Su marido y compañero de trabajo había muerto atropellado en París cinco años atrás. Se lo otorgaron por haber conseguido aislar el radio, presente en un gramo por cada tonelada de óxido de uranio (IV).

 

Linus Carl Pauling – fue Nobel de Química en 1954 por su contribución a la Teoría del Enlace de Valencia. Él creó el concepto de orbitales híbridos (igual los recordáis de haberlos estudiado en Bachiller), estableció una nueva escala de electronegatividad y trabajó a fondo la estructura del núcleo atómico. El segundo Nobel (de la Paz, 1962), lo recibió por su constante implicación con movimientos pacifistas, empezando por haber rechazado formar parte del Proyecto Manhattan. De los «cuatro fantásticos», es el único que ha recibido sus dos premios en solitario.

 

John Bardeen – recibió dos veces el Nobel de Física. En 1952 (compartido con Walter Houser Brattain y William Bradford Shockley) por sus investigaciones en materiales semiconductores (como el silicio) importantísimos para el desarrollo de los transistores y la electrónica. El segundo premio (1972) lo compartió con Leon Neil Cooper y John Robert Schrieffer por desarrollar la teoría de la superconductividad. Esta establece que por debajo de una temperatura crítica (generalmente próxima al cero absoluto), algunos materiales se vuelven conductores perfectos de la electricidad, sin oponer ningún tipo de resistencia. Este fenómeno sigue aún en auge, se investigan nuevos materiales y aleaciones que puedan ser superconductores a temperaturas más altas. La superconductividad permite, entre otras cosas, crear trenes que levitan (literalmente) sobre las vías sin más rozamiento que el que tienen con el aire (ver vídeo en Youtube).

 

Frederik Sanger – recibió el Nobel de Química en 1958 y en 1980. El primero, por sus trabajos sobre la estructura de las proteínas, especialmente de la hormona insulina. Las proteínas son una pieza clave en el funcionamiento de la célula, como os contaremos muy pronto en Electrones Excitados. El segundo Nobel se lo llevó (compartido con Paul Berg y Walter Gilbert) por sus investigaciones en cómo determinar secuencias de bases en los ácidos nucleicos. Digamos que desvelaron cómo leer el DNA.

 

Espero que os haya gustado el artículo, no olvidéis compartirlo en vuestras redes sociales favoritas.

3 opiniones en “Los cuatro fantásticos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *