¿Cómo se obtiene el aluminio?

Latas De Bebida De Aluminio De Color Amontonadas Fotos, Retratos, Im?nes Y Fotograf?De Archivo Libres De Derecho. Image 859391.

Hoy en día el aluminio es un metal abundante, omnipresente: medios de transporte, ordenadores, mobiliario, ventanas, recipientes… Y no hay que rebuscar tanto, ¿quién no envuelve sus bocadillos en papel de aluminio? Pero hace unos 150 años era un metal precioso, era más caro que el oro y la plata. Usarlo era sinónimo de lujo. La cúspide del monumento a Washington (el obelisco en Washington D.C.) se construyó en aluminio como los egipcios construyeron las cúspides de sus pirámides en oro. Se convirtió en un metal común gracias al proceso Hall-Héroult, que permite obtenerlo de forma pura a partir de la alúmina (obtenida a su vez de la bauxita) y la criolita, minerales de aluminio.

Quizás todas estas palabras os suenen debido a la reciente catástrofe ocurrida en Hungría en una fábrica donde obtenían aluminio. En este artículo os explicamos el proceso de obtención y podréis entender mejor por qué la “marea tóxica” tenía ese color rojizo y era tan peligrosa.

Para obtener el aluminio hay que fundir y luego reducir la alúmina (óxido de aluminio) por electrolisis. Es decir, aplicando una gran corriente eléctrica para separar sus elementos: el aluminio (que se obtiene puro), por un lado y el oxígeno (que se combina con carbón) para dar CO2. Aparentemente parece todo muy sencillo, pero el problema de la obtención radica en el altísimo punto de fusión de la alúmina (2072 ºC) que es muy difícil de alcanzar. Los científicos Charles M. Hall (EE.UU.) y Paul Héroult (Francia) descubrieron en 1886 que añadiendo criolita (fluoruro de sodio y aluminio) a la mezcla la temperatura de fusión descendía hasta aproximandamente 1000 ºC, lo que abarataba notablemente los costes del proceso.

¿Y qué tiene todo esto de peligroso? Se produce aluminio, se expulsa CO2… Lo peligroso está en la etapa previa, el proceso Bayer. La alúmina suele obtenerse a partir otro mineral: la bauxita. Este mineral además de aluminio tiene hierro y silicio que hay que separar, para lo que se usan condiciones extremadamente básicas y corrosivas en las que el aluminio se disuelve pero no así el resto de impurezas. La alúmina vuelve a obtenerse sólida acidificando el medio pero quedan unos residuos peligrosos: disoluciones corrosivas con hierro y silicio.

Éstas son las que se vertieron en Hungría. Por su naturaleza muy básica producir quemaduras en la piel, destrozar estructuras metálicas, arrancar pintura… Y por tener hierro presente tenían ese color rojizo que seguro que habéis visto estos días en las noticias.

Espero que os haya quedado claro cómo se obtiene el aluminio y por qué la marea roja del vertido húngaro es peligrosa.

Fotos: La crónica de hoy | 123RF