La lámpara vampiro

¿Vampiro? Sí. La lámpara se enciende con sangre. En su interior contiene la sustancia química que usan Grissom y su equipo para detectarla, el luminol. Una mezcla de luminol y agua oxigenada produce una reacción redox que es catalizada por el hierro de la hemoglobina de la sangre y produce (durante un corto periodo de tiempo) la luminiscencia azul que se ve en la imagen (o la que vemos habitualmente en CSI).

Luminol

Os preguntaréis por la utilidad de la lámpara. Es muy intensa, sí, pero ¿hay que sangrar para que brille? Lógicamente no, bastaría con añadir iones hierro al recipiente con forma de bombilla. Pero la gracia de la lámpara era concienciar a la gente de la importancia de ahorrar energía. Si tuvieras lámparas vampiro en vez de bombillas, que necesitan sangre para funcionar y sólo se encienden una vez… seguramente te harían plantearte si es necesario encender la luz, ¿no?

Dato químico sobre el luminol, para los que os gusten las curiosidades: esta sustancia es capaz de detectar hasta 1ppm de sangre. El problema ya lo conoceréis si veis CSI. La reacción redox puede estar catalizada por otros iones, por eso algunos tipos de lejía producen también el característico brillo azul, de ahí que se use para limpiar la escena del crimen y despistar a los forenses.

Visto en Planeta Curioso, la información adicional sobre el luminol la he obtenido del artículo sobre dicha sustancia en la Wikipedia.

Un comentario en “La lámpara vampiro”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *