Entradas etiquetadas ‘cotas’

El ejemplo de Phelps

Michael Phelps es un excepcional deportista que sin duda ha marcado la historia de los Juegos Olímpicos con récords aparentemente inalcanzables. Su concienzuda preparación y su fuerza de voluntad le premiaron con ocho medallas de oro en la capital china. Algunas de ellas con suerte, como la de los relevos con el apasionante final de Lezak o la final de mariposa contra Cavic. Pero, en definitiva, sus doradas medallas eran merecidas.

El mérito de este nadador descomunal se incrementa además teniendo en cuenta los seis oros de Atenas. Todos los jóvenes lo tienen como un ejemplo y los expertos apasionados de la natación le otorgan un valor incalculable por su capacidad de relanzar un deporte olvidado. Quizás por eso la gente está tan pendiente de él y mira con lupa todos sus rituales. Se lanzaron rumores como que comía 12000 calorías al día y que no paraba de entrenar. Cosa incierta, ya que Phelps se toma sus justos y medidos descansos.

Ante semejante vigilancia, el de Baltimore vio como sus incorrectas actitudes (al volante y fumando marihuana) le han acarreado duras consecuencias que van más allá de la repercusión mediática. La sanción de tres meses no ha sido lo más grave, pues Phelps se ha planteado su retirada. Consciente del esfuerzo que requieren otros Juegos al mismo nivel, es lógico que el ídolo norteamericano no quiera perder otros tres años de su vida bajo el agua. Trata de buscar nuevos retos en disciplinas desconocidas para él. Sin embargo, es complicado.

¿Saben qué? Yo, dentro de mi desconocimiento, comprendo perfectamente a Phelps. No considero adecuada la persecución a la que se ve sometido y quizás deberíamos juzgarle por su empeño, que lo ha elevado a las más altas cotas del deporte. Por supuesto que comete errores, como todos lo hacemos. Con todo, creo que esa idealización de las grandes estrellas llega a ser claramente asfixiante para ellos y en cierto modo perjudicial para los seguidores. No es cuestión de extender la admiración que les profesamos a todos los ámbitos porque llegamos a hacerles descender de los más altos altares a los más bajos lodazales. Por eso, yo digo que pase lo que pase, seguiré admirando a Phelps como genial deportista que es y no pretenderé despreciarle por fumar marihuana. Gracias, Michael Phelps.

Escrito el February 7th, 2009 por Juan  |  No hay comentarios »